domingo, 28 de diciembre de 2008

The Man from earth. El Hombre de la Tierra

Al ver la campaña de publicidad del Ministerio de Cultura Sobre la piratería en internet, se dice textualmente: "los programas P2P para compartir archivos, la mayoría poco legales." Error en la página, son totalmente legales.
"No pasa nada, podéis bajar lo que queráis del eMule. Pero no lo vendáis". Lo dice Jorge Martín Jefe del Grupo de Seguridad Lógica de la Brigada de Investigación Tecnológica en la Comisaría General de Policía Judicial. Y también La jueza de lo Penal número 3 de Santander, Paz Aldecoa, ha absuelto a un internauta para quien se pedían dos años de cárcel por descargar y compartir música en la red. Considera en su resolución que, si no existe ánimo de lucro, esa práctica no es delito y está amparada por el derecho de copia privada. Podeís verlo en el diario montañes y en 20 minutos.
Las entidades de gestión que son varias en la propia página del Ministerio de Cultura podeis verlo. Gestionan pasta, vale, ¿tendrán facultades en la Propia Ley que nombra el ministerio?, se supone que sobre los derechos de sus asociados, y ¿los que no lo son?, se da por hecho que esta sociedad le gestiones sus ingresos, aunque luego no se los pase directamente por no ser asociado.
Un tema legal, con dinero por medio, políticos, empresarios, trabajadores (que son los que generan los ingresos y delegan en otros para que los gestiones) digno de una novela de John Grisham, llevadas al cine; "El Cliente", "El Jurado" "El informe pelícano".


Pero también gracias a Internet, los creadores pueden difundir sus obras, cuando no tienen distribución tradicional, el caso de The man from earth que en este blog de Cinéfagos podeis leer una reseña interesante.


En Microsiervos y para saber más sobre los temas de esta entrada podeis ver la Voz de Galicia.

Esta película me la recomendo, mi amigo Jose, como "El Hombre de la Tierra", una película de ciencia-ficción, sin efectos especiales, más parecida a una obra de teatro llevada al cine.

"Todo viene de la mente de Jerome Bixby, un conocido autor de relatos de ciencia ficción. La película “Viaje Alucinante” se basó en una historia suya, así como no pocos episodios de Star Trek y The Twilight Zone fueron firmados por él.
No ha podido, desgraciadamente, ver su obra hecha en el celuloide, ya que falleció en el año 1998. Sin embargo su hijo Emerson Bixby ha podido llevar a cabo tal tarea.
Buscando material sobre esta película en internet me he dado cuenta de una cosa, algo que me estaba oliendo nada más acabar su visonado. Puede estar convirtiéndose en una película de culto. Está cosechando buenas críticas y encima su difusión a traves de los programas p2p (así la conseguí ver yo. Porque si tengo que esperar a su estreno en España… lo llevo claro) ha provocado -increíblemente- la gratitud del mismísimo productor de la película, Eric D. Wilkinson." sacado de Cinéfagos.

A mi , personalmente, me impacto, por los diálogos, entre profesores universitarios, por la tremenda humanidad de los personajes, por el debate que puede generar. La recomiendo fervorosamente.

Si un ministerio en su publicidad coloca "el poco legal" confunde el colegeo con el dirigirse a zoquetes, que es lo que han buscado desde la implantación de la LOGSE. En este caso la estrategia es confundir con propaganda al rebaño mientras se tejen las tramas legales. En el caso de la educación primero es movilizar a los pesebreros y luego largar la reforma que durará dos años hasta que fracase. El caso es que el usuario medio de internet no es tan zoquete, aquí los aparatich tipo "Iceta and company" lo tienen más crudo.

Otras entradas: Mentes Criminales

2 comentarios:

Morgana LeFay dijo...

Me apunto la recomendación
Saludos

la chicharra dijo...

el otro dia entrevistaron al ministro este de (in)incultura. lo tuve que quitar porque, una de dos, o nos toma por tontos o tiene un desconocimiento total del p2p.
de todas formas, sigo pensando que los unicos que pueden cambiar las cosas son los propios artistas. eso si, que no se crean que me voy a quedar con los brazos cruzados mientras criminalizan un acto como es el de compartir informacion.