jueves, 13 de enero de 2011

con D de Dieta

Bisalto con carpaccio de trufas y gambas, visto en Rico y con fundamento


vuelven los ´80 a ritmo forzado, ya te empiezan a perdir "unos céntimos" y del "pitillo" ya mejor no hablamos, por sitios impensables,,,,

y quería escribir de "Gambas" y "Trufas",,, que es lo que hay en la dieta.

Qué es un/una "Gamba",,,,??? y qué es un/una "Trufa",,,???.

Una idea, Calafell (Megachachi renta per cápita),,, llena de jóvenes "Gambas", "jóvenes con demasiado tiempo libre, que mantienen unas formas y hábitos de aquellos ´80 periféricos de la capital".

"Trufas", me lo comentó una persona,, por lo menos a los políticos los haces bailar en las elecciones,, pero te llenan la casa de "Trufas" que no hay manera de moverlos,,,,, y las "Trufas",, son carísimas......."carísimas por convenio, con gafas, dientes, guarderías, becas a estudios" que el resto de los mortales como tú,,,,,te las bucas y te las pagas........

Así que ésto va de "gambas" y "trufas".

4 comentarios:

Nevot dijo...

Da gusto leer tus entradas. Pero por la forma, porque gastas clase y buen hacer. El fondo es triste, como casi todo lo que tiene que ver con Calafell y su gobierno, con el estado de malestar que nos están creando entre unos y otros. Del Welfare State al Well, Fear State ha habido pocos pasos.

Liou dijo...

Interesante...

Pipo dijo...

El otro día, un cliente me explicaba que en una reunión que él mismo mantuvo con un cliente suyo ruso, éste le decía: Aquí las crisis no duran 2 ó 3 años... aquí hace muchos años que vivimos una; así que si en Europa creéis que esta crisis se va a acabar en un par de años, lo tenéis claro...
A mi no me gusta ser tan pesimista e insisto en que comienzo a ver que hay luz y movimiento en el mundo de la empresa en Cataluña; eso sí, en la empresa que vende sus productos fuera, porque el mercado interior ya está tan reventado que no vale la pena ni producir.
Poco a poco... hay que seguir pedaleando: no nos queda otra

Segur Park dijo...

Genial, me ha encantado tu entrada como siempre, y tienes toda la razón. Lo cual es una pena...
Saludos